Descrito por el New York Times como el «teatro más importante de Europa», se centra exclusivamente en la promoción de nuevo teatro textual. A lo largo de su historia, ha dado a conocer nombres de la talla de Sarah Kane, Mark Ravenhill o Martin Crimp.